viernes, 15 de octubre de 2010

Sanidad pública, o Sanidad privada.


Se encuentra de actualidad en nuestra Ciudad de ALCORCÓN el asunto de la gestión pública, o privada en algunos temas y esto genera diversidad de opiniones que a veces son radicalmente contrarias.
¿Dónde estará la verdadera solución a esta disyuntiva y que  nos satisfaga a todos?
Saco a relucir nuevamente este asunto sobre el que ya escribí en mi anterior Blog en Noviembre de 2009, relacionado con algo que es muy importante, yo diría que fundamental, la Sanidad.
En relación con uno de los muchos temas que mantenemos abiertos en nuestra sociedad, el de la Sanidad pública o Sanidad privada, posiblemente mi humilde opinión aquí expresada, sobre lo que conozco en relación con mi pueblo de Alcorcón, pueda levantar algunas ampollas que otras.

Personalmente me resisto a alinearme simplemente con las tesis, del blanco o negro, amarillo o colorado, y menos aún con la Plataforma por la Defensa de la Sanidad Publica Madrileña, de la que observo tiene a mi entender tan solo un fin, la eliminación total de la Sanidad privada, sin ofrecernos nada mejor a cambio, tan solo buenas intenciones, que se las lleva el viento y que no son ni mucho menos sólidas, ni reales.
La Ley 15/97 que tan fieramente está combatiendo esta Plataforma, abrió las puertas a la gestión privada, pero el problema no se va a resolver con la simple derogación de la misma, ya que el mismo reside de forma muy afianzada en el asfixiamiento económico de la sanidad publica, que sufre por parte de nuestros distintos gobiernos, con o sin esta Ley. Y las soluciones que nos ofrecen se hacen insuficientes para mantener todas las infraestructuras para poder cubrir las necesidades sanitarias que tenemos los ciudadanos.
La meta de nuestros actuales gobernantes municipales PSOE +IU, en mi pueblo, Alcorcón, que estoy percibiendo día a día, es ni más ni menos la de denostar de forma furibunda a los responsables de nuestro Hospital Universitario Fundación Alcorcón, ya que actualmente es un hospital de titularidad pública y Administración privada, que mantiene un concierto con la Consejería de Sanidad madrileña desde el año 1.997 para atender a todos los usuarios de la Sanidad pública y está funcionando bien (dentro de lo que cabe, aunque todo es mejorable) inclusive atienden también a personas de otras zonas distintas.

En lugar de atacarse tanto a la Sanidad privada, antes de hacerlo así a bote pronto por impulsos malintencionados, quienes lo hacen deberían de analizar todo los beneficios que la misma nos está generando y reporta:
Traducido todo ello a un mejor servicio y eficacia al mismo coste que la Pública, pero con la ventaja añadida de que no hace falta aportar previamente la inversión para su puesta en marcha que no disponemos.
La existencia de la Sanidad privada, por otra parte permite disminuir la presión asistencial y financiera sobre el sistema público.
La población asimismo está acudiendo a la sanidad privada de modo creciente, fundamentalmente por seguros privados. Resulta evidente que la coexistencia de un sector privado, junto al público mejora el funcionamiento global de la oferta sanitaria, con una sana y deseable competencia, incrementando la libertad y capacidad de elección del paciente, siendo esto una pieza clave para el mantenimiento de nuestra sanidad.
Posiblemente, tendríamos que dar las gracias a todos los hospitales privados que actualmente disponemos y a los que estamos accediendo desde la Sanidad pública y que de otra forma no dispondríamos, pues los medios económicos para ello por parte del Estado son limitados y no podrían iniciar la ingente tarea de construcción y equipamientos de tantos hospitales como se están realmente necesitando.

Por tanto me reafirmo:
En que estamos disfrutando todas las personas que formamos parte de la Sanidad pública, de Hospitales privados concertados y aunque es verdad que en el inicio de los mismos algunos están mal equipados de personal, maquinaria, etc.., la gran mayoría tienen mucha más calidad que los públicos y accedemos al mismo coste para el Estado, pero con la ventaja añadida del ahorro que les supone su construcción y equipamientos y que no se están desembolsando para este fin y posiblemente tampoco los distintos gobiernos tienen o han tenido presupuesto para hacer frente a todo esto.

Actualmente la coexistencia de ambos modelos sanitarios es necesaria, ya que sería iluso pensar que si se optase solamente por uno de los modelos, con esto se resolverían todos los problemas que tenemos y aumentaría la eficacia sanitaria. Si así fuese yo lo firmaría ahora mismo, sea uno u otro el modelo elegido, pero con el objetivo fundamental de que realmente funcione de verdad.
Los datos que tenemos a nivel mundial en este sentido y hasta el momento, son por una parte el modelo de EE.UU, donde la mayoría de la sanidad 2/3 es privada, aunque también existe la pública en 1/3 y aunque digan que es tan deficiente como dicen algunos, está arropada económicamente por su gobierno inclusive dentro de índices económicos que están por encima de las distintas naciones Europeas.
Por otra parte tenemos el otro modelo de la Sanidad pública, en los países comunistas que no son tampoco ningún ejemplo a seguir.
El sistema sanitario de la URSS está en declive desde sus orígenes, aunque era y es un cien por cien público, tampoco funcionaba ni funciona.
Con solo este dato que os expongo, se dice todo, y no lo he sacado de la prensa, ni de Internet, sino directamente de una persona que ha vivido allí y que así tristemente me lo ha manifestado:
Nuestro dilema es saber realmente si el modelo que tenemos es el correcto, (Sanidad Pública y Privada) si realmente debemos de cambiar, o por el contrario mejorar a ambos.

En nuestro país, el gasto sanitario total representa el 7,7% del PIB, del que el 5,5% corresponde al sector público y el 2,2% al privado.
En cuanto al número de hospitales, el 55% son de titularidad privada, lo que representa el 33% de las camas.

El problema es que los recursos económicos están muy limitados y siempre se encuentran por debajo de lo deseable y desde aquí nacen todos los problemas posteriores.

Entiendo que si la Sanidad Pública no funciona adecuadamente, se tienen que desviar necesariamente pacientes a la Privada donde van a recibir un mejor servicio y a un menor coste para la Sanidad Pública, o sea para nuestros bolsillos en general.

Otras Soluciones:
*Dentro de un país realmente Libre si se quiere separar de forma contundente el servicio al ciudadano entre un modelo sanitario Público o Privado, se tendría que dejar la Libertad a los mismos para adherirse a un modelo u otro.

(Entendiéndose siempre que a igual servicio sanitario, igual pago por parte del Estado, claro)

El avance hacia un sistema mixto que combine con mayor eficacia los elementos públicos y privados del sistema precisa de una racionalización, que pasaría por criterios como los siguientes:
El sistema público debería ofrecer una cobertura básica explícita y claramente definida, concretada en una 'lista cerrada' de prestaciones que se financiaría a través de los impuestos.
Esta cobertura en ningún caso sería inferior a la actual y se vería complementada con un sistema privado de carácter voluntario, financiado por los pacientes, directamente o a través de seguros.
Los servicios adicionales que fueran surgiendo y tuvieran un beneficio marginal menor que su coste serían atendidos por la vía privada. Se evitarían, además, y en contra de lo que sucede hoy, las duplicidades entre los sistemas públicos y privados, y estos serían realmente complementarios.

Pero al margen de todo, lo que los ciudadanos realmente quieren, es que con su cartilla de la seguridad social, sean bien atendidos, con calidad y rapidez,  y creo que en este sentido les da igual La Ley 15/97 y quien la gestione.

++++++++++++++++

Autor:  (Pedro García)
OS INVITO A TODOS A OPINAR SOBRE ESTE IMPORTANTE ASUNTO.

4 comentarios:

Put Call 2011 dijo...

Amigos, es tema importante. Pero yo lo resumo es lo que dice ya el propio Pedro: "lo que los ciudadanos realmente quieren, es que con su cartilla de la seguridad social, sean bien atendidos, con calidad y rapidez"
O sea es igual Juana que su hermana.
Pero yo he de añadir, quiero gestión privada, la gestión pública, es un nido de amiguetes, de víboras, de reivindicadores, de masas improductivas, de prebendas, de gastos innecesarios, de descontrol.
O sea está claro no ?

Anónimo dijo...

Efectivamente hay una corriente de personas que creen que todo lo publico es lo ideal, pero sinceramente creo que no todo es blanco y negro, pues hay también claros-oscuros.

Gracias por vuestro artículo, es clarificador.

Anónimo dijo...

La diferencia con lo de Alcorcon, es que se construyen equipamientos con dinero de todos, y se ceden a terceros por canon irrisorio.

Los agentes privados explotan las instalaciones pagadas por todos.

Veréis que pasara con el Creaa, y si no , al tiempo.

Pedro Moreno. dijo...

Pues yo pienso que el que quiera sanidad privada opte por la sanidad privada y el que quiera la sanidad pública que opte por la sanidad pública. Ya está bien de prohibir y de obligar cual dictadura cubana.

Otra cosa diferente es la gestión de la sanidad pública que, personalmente, me es indiferente siempre que sea una sanidad de calidad y gratuita y eficaz. Hay hospitales gestionados de forma pública que son un verdadero desastre del mismo modo que los hay magníficamente gestionados. Con la gestion privada, o como ahora le llama los socialistas, gestión indirecta, pasa lo mismo.

Lo que queremos optamos por la sanidad pública queremos una sanidad de calidad y gratuita se gestione de la forma que sea.