jueves, 24 de octubre de 2013

EUROVEGAS DE MI ALMA.


Cuando ya sabemos que en fechas próximas se construirá el macro-proyecto de Eurovegas en terrenos pertenecientes a nuestro municipio de Alcorcón, por su importancia, trascendencia, y debido a la proximidad a las viviendas donde se va a construir, merece una mínima reflexión, por el alcance y la repercusión que va a tener. Se pueden sacar muchas y variadas conclusiones, en función de la mentalidad, cultura, educación o pensamiento político o religioso de cada persona, acerca de todo lo que va a implicar este emporio financiero que se levantará en las inmediaciones de nuestros domicilios.
No es de menor importancia la trascendencia que tendrá sobre infraestructuras, movilidad, fluidez en cuanto a desplazamientos, aumento considerable del tráfico, ya de por sí muy complicado en esta zona, etc. Sólo pensar en las cifras astronómicas que costará este macroproyecto puede producir mareos. El alto coste de su ejecución nos obliga a preguntarnos a qué se debe tanto interés por parte de las altas instancias, no de los ciudadanos, por concentrar en una zona limitada tanta riqueza, ostentación y lujo.

No hay duda de que se crearán puestos de trabajo, debido a la magnitud de la obra, y teniendo en cuenta las altas cifras de paro que tenemos en estos momentos, así como la ingente cantidad de materiales de todo tipo que habrá que suministrar para su realización, ese aspecto será recibido con júbilo y regocijo por parte de ciertos sectores implicados en su abastecimiento. Pero no sabemos quiénes serán los adjudicatarios de las obras, ni los altos cargos que ejecutarán el proyecto, ni las personas que en última instancia decidirán cuál será el diseño definitivo de este ‘paraíso’, ya que la información que recibe el ciudadano sobre esta obra faraónica es nula. Estoy de acuerdo con Carlos Díaz cuando dice: “Sin el conocimiento de los hechos y de las situaciones no hay transparencia crítica. El dermoparticipante bien informado de lo que se cuece en las distintas esferas está en condiciones de alertar sobre las posibles corruptelas y corregirlas, pues no basta con denunciar el mal, hay que anunciar el bien”.
Y en ésas estamos, esperando algún tipo de información, casi siempre sesgada, de quien manipulará las conciencias de los ciudadanos para que pensemos como los dirigentes quieren. De momento nos lo van imponer, nos la van meter encima de las narices, ¿con qué permiso?, me pregunto. Y no puedo evitar seguir preguntándome: ¿Quiénes han sido los responsables de decidir cómo, cuándo y dónde se levantará Eurovegas o Europelas? ¿A qué intereses responden?

Me obligan a pensar que nuestros dirigentes gobiernan para el pueblo pero sin el pueblo. Aunque, como siempre, se pondrán la etiqueta de demócratas y se pasearán por delante de las cadenas de televisión como pavos reales, presumiendo de sus logros. Esta obra faraónica estará junto a nuestras viviendas sin que a los que vivimos en Alcorcón desde hace mucho tiempo nos hayan tenido en cuenta ni nos hayan consultado absolutamente nada.  Estamos siendo totalmente ninguneados.



Y en esta línea sigo preguntándome: ¿Este macroproyecto beneficiará a los más desfavorecidos? ¿O lo justificarán de tal manera que sólo lo centrarán en los trabajos temporales y de baja calidad que se crearán, aprovechando este momento en que tanto lo necesitamos? ¿O será un culto a la riqueza, a la ostentación para el goce y disfrute de los poderosos en esta zona del Sur, de la que se aprovecharán, y seguirán haciendo de las suyas los del Norte? ¿No será acaso esta obra gigantesca una gran fábrica de hacer dinero para emponzoñar los bolsillos de los señores de cuello blanco de manera insaciable y obscena? ¿O puede ser el gran emporio económico-tramposo reservado cuidadosamente para las clases pudientes, donde tendrán el gran paraíso para celebrar todas las orgías que su imaginación, si es que la tienen, les permita? ¿O será el gran culto al poder, a la riqueza, a la ostentación, al lujo, a la lujuria, al despilfarro y a todos los desenfrenos libertinos y viciosos?
Pero, eso sí, lo adornarán todo con buenas palabras, buenas promesas y buenas perspectivas hacia todos los que estamos afectados por la proximidad a ese ‘paraíso’. ¿No será este ‘paraíso’ un extraordinario cauce para el blanqueo de dinero que tanto predomina por todas partes? ¿Quién y cómo nos puede garantizar que no será así?
Aunque las más altas instancias de cualquier ámbito nos lo dulcificarán de tal manera que nos vamos a creer todo lo que nos digan, hasta tal punto que pensaremos cuánto de bueno nos están haciendo.
 Pero puestos a pensar, no puedo evitar ciertas preocupaciones que me rondan la cabeza desde hace algún tiempo.
Me preocupa, y mucho, que esa millonada que tienen previsto gastar en Eurovegas, Eurovagos, Europelas, o lo que sea, sobre las mismas 750 hectáreas, no se invierta en impulsar e incentivar empresas de nuevas tecnologías, capaces de crear riqueza y puestos de trabajo de calidad y estables, fomentando y promoviendo de esa manera una economía sostenible y en sintonía con el medio ambiente. De acuerdo con esta posibilidad, se facilitaría cuantiosos puestos de trabajos a tantos y tantos jóvenes licenciados que tienen que emigrar a otros países buscando lo que aquí no tienen, después del costo que ha supuesto para nuestras arcas proporcionarles esas licenciaturas.

Me preocupa, y mucho, que no son los gobiernos escogidos por los ciudadanos ni los organismos oficiales quienes toman realmente las decisiones, sino las grandes empresas transnacionales que han hinchado las burbujas financieras y, cuando han estallado, han dejado en paro y sin ahorros a miles de personas. Y estos grandes monopolios han sido el detonante de la actual crisis del sistema financiero, que nadie controla y que ha comenzado a tambalearse; por eso se tolera la estafa y el fraude por todas partes donde se mire.

Me preocupa, y mucho, que en la actualidad el hecho de especular sea fácil y que no hay nada ni nadie que le ponga limite. En ninguna de las reuniones del G20, la cumbre de los países más ricos del mundo, se ha tomado ninguna decisión para frenar la especulación. ¿Se encuentran entre ellos, por casualidad, los más grandes especuladores, sinvergüenzas, usureros y tramposos? No tiene sentido que esta institución sea la encargada de resolver la crisis, cuando estos mismos países son los que la han provocado. ¿Quién asumirá la responsabilidad por no haber tomado las medidas oportunas y con ello haber evitado que tantos miles de jóvenes tengan que emigrar por no tener trabajo en su país? ¿Y de esos miles de pequeños ahorradores que han visto cómo sus ahorros ‘alguien’ se los ha evaporado? ¿Y los pequeños empresarios que han tenido que cerrar sus empresas por falta del dinero que ‘otros’ han robado o se han llevado a paraísos fiscales? ¿O esas entidades bancarias que están dando cantidades obscenas a sus directivos en forma de indemnización y sueldo, y al pequeño ahorrador le ‘vuelan’ sus depósitos? ¡Cuántos nombres se podían dar!

Me preocupa, y mucho que los grandes responsables de la crisis, que son los bancos y cajas de ahorros, consigan unos beneficios escandalosos. ¿Qué justificación moral tienen las enormes plusvalías que obtienen? ¿Y la lista de exministros de todos los países que han hecho el salto a la empresa privada y que han aprovechado los conocimientos e influencias adquiridas en el cargo público para poder posteriormente lucrarse? Se tolera y se acepta, demostrando un nivel de corrupción extraordinario.


 Me preocupa, y mucho, que los especuladores de cuello blanco que mueven millones y billones de dólares, lo hagan sin que nadie les ponga freno. Y si sabemos que el sistema financiero es perverso y genera desigualdades e injusticias, ¿por qué nos conformamos? ¿Por qué no cambiarlo, si no funciona? Tenemos medios, recursos y capacidades para plantar cara a la crisis y caminar hacia el cambio, ya que es del todo necesario. Pero con Eurovegas no. Este emporio influirá para que la distancia entre los ricos y los pobres del planeta sea cada vez mayor. ¿Hasta dónde podremos seguir?
No nos traerá más felicidad, ni más economía sostenible ni mayor bienestar, sobre todo para los más desfavorecidos, y tenemos que aceptar resignadamente todo lo que convenga a los intereses de los grandes magnates de las finanzas, grandes especuladores ellos. Y debemos decir que sí, sin protestar ni objetar cosa alguna, en actitud servil, como en la Edad Media.

Me preocupa, y mucho, que en otras partes del planeta mueran cada día 60.000 personas por causa del hambre, muertes que podrían evitarse, mientras aquí hacemos un derroche obsceno, cruel e inhumano. Todo este desastre se va explicando cuando se conocen los datos que lo han provocado.

En la reunión que tuvo lugar en Johannesburgo en 2002 se dio un dato interesante: Si los 6.300 millones de personas que en aquel momento habitaban el planeta tuvieran acceso a los mismo minerales, harían falta tres planetas como el nuestro para poder subsistir. Estados Unidos consume una gran cantidad de petróleo, porque su economía se basa en el derroche de recursos; tiene un 4’6% de la población mundial y gasta el 25% del petróleo mundial. Dispone de reservas en Texas y Alaska para poder controlar el precio del petróleo y tener la exclusiva, pero prefiere comprarlo en otros lugares.
De esa manera se explican, y a la vez no se pueden ocultar, los datos y la miseria que hoy existen en el mundo. Lo que se intenta ocultar es la relación entre nuestro bienestar y su miseria. “La sociedad de consumo de los países y las clases sociales ricas es inseparable de la miseria de los países pobres. Si el 20% más rico de la humanidad acapara el 80% de los recursos y la riqueza del planeta, para el 80% de los seres humanos que comparten con nosotros el planeta sólo les queda un escuálido 20%.” (Antonio Zugasti)

¿Cómo es posible que con el gasto militar mundial, que es de 1,36 billones de dólares al año, y siendo el gobierno norteamericano el que más destina (45% del total), su presidente Obama, que ha apostado por aumentar el gasto militar, haya recibido el premio Nobel de la Paz?
Y no se comprende cómo “el Dr. Patarroyo, que ha investigado durante décadas contra la malaria, uno de los problemas más importantes del mundo, que investigó al margen de las multinacionales farmacéuticas, decidió conceder la patente de la primera vacuna a la OMS (Organización Mundial de la Salud), poniendo como condición que se fabricase a bajo coste. Todos los laboratorios farmacéuticos se le echaron encima. La OMS decidió rechazar la vacuna para no enfadarlos. El Dr. se encontró en una situación difícil, no podía trabajar, se quedó sin presupuesto y sin dinero para pagar el local donde tenía el laboratorio. El propietario del local era el BBV Argentaria, que lo acabó echando” (Arcadi Oliveres)
Y así se podían seguir dando datos, todos ellos en esta dirección, teniendo en cuenta que en los últimos tiempos la casi totalidad de las noticias han estado centradas en corrupción, mangoneo, tráfico de influencias y robo a manos llenas, cuando a las clases sociales más bajas nos están breando a impuestos, bajada de salarios y ahogo social por todas partes.


¿Qué nos está pasando? ¿Qué está pasando a esta sociedad, donde se da culto al corrupto, al sinvergüenza, al ladrón, al que vive en la opulencia a costa de pisar cabezas al prójimo? ¿Dónde quedó el culto al trabajo, a la honestidad, a la coherencia, en definitiva, a cultivar en la persona la dignidad y la honradez?

Por estas y más razones Europelas, caramba, me he vuelto a confundir, Eurovegas no nos interesa, a pesar de los puestos de trabajo que creará a corto plazo. Hay otras consideraciones que deben ser tenidas en cuenta desde el punto de vista ético y moral, porque a veces el planteamiento desde una óptica general debe ser que no siempre ‘todo vale’. Y en este caso la pregunta inmediata sería: ¿y después qué?

No debemos olvidar que detener esta crisis también pasa por el cambio de mentalidad, porque, de una u otra forma, también somos un poco cómplices de todo lo que está sucediendo, aunque está claro que hay unos responsables y unas víctimas. Pero a pesar de todo, aún estamos a tiempo, cada uno desde su lugar y su propia responsabilidad, de cambiar este sistema que no beneficia a las clases más desfavorecidas sino a los que se enriquecerán de forma obscena a costa de los más pobres con el dichoso Eurovegas o Europelas de mí alma.

J.A.M.



8 comentarios:

Pedro García dijo...

Amigo Pepe:

EXCELENTE tu artículo en relación con este tema de EUROPELAS, sobre el que hemos hablado en diferentes ocasiones larga y profundamente.
Como ya sabes, estoy convencido de que EUROVEGAS no se va a hacer, por lo menos aquí en Alcorcón- Madrid (ESPAÑA) Debido a las condiciones que quieren imponer los Promotores en todos los sentidos, y que ya hemos enumerado en nuestros distintos artículos.
Pero la fundamental va a ser de índole económica. Esto lo tengo muy claro.
Un abrazo,
Pedro García Biedma

Cristina MR dijo...

Comparto plenamente las reflexiones que usted plantea en este artículo. En estos momentos vivimos en un mundo de desigualdades brutales, y cada día tenemos ejemplos de lo poco que cuenta el bienestar de los ciudadanos, de las personas anónimas. Eurovegas es una muestra. Yo también pienso que tendremos suerte y este macrocomplejo de casinos y demás no se establecerá en Alcorcón, ojalá sea así. Gracias y un saludo.

josé luis Capitán dijo...

Que Eurovegas no se construirá, estoy casi, casi seguro.
Que el golfo ese del Adelson se vaya muy lejos.
Pero al PP le queda el regusto del fracaso y no vaya a ser que con el argumento de "crear empleo", meta mano urbanísticamente hablando en los terrenos de la Venta la Rubia y aledaños, meta las excavadoras y nos fastidie de todos modos esa pequeña reserva natural con la que todavía contamos.
Miedo me dan estos "resentidos".

Anónimo dijo...

Señor mio, entregue usted su alma, a luchar contra las desigualdades en una ONG, o similar. Eurovegas y las desigualdades del mundo esta tan mal planteado, como MacDonals y la devastación del Amazonas. Pura demagogia barata para ociosos mentales. Para reflexionar sobre la naturaleza humana esta la filosofía. Quiere usted hablar de Erovegas, pues aporte datos concretos, investigue, no aprovecha este tema tan de moda para hablar por hablar de laas generalides de un mundo desigual. Me interesa el tema, y por eso lo he leido. usted no ha aportado nada al tema, me ha hecho perder el tiempo. Disculpe por mi franqueza.

vecinosporalcorcon dijo...

Estimado Anónimo:
Permítanos que le informemos, algo más, y en relación con el autor del artículo “EUROVEGAS DE MI ALMA” ya que él, al menos por el momento no va a poder hacerlo, pues se encuentra de viaje.
En relación con los consejos que Vd., se ha permitido ofrecerle, queremos aportarle algunos datos sobre el mismo, con el objeto de que pueda tener una idea más amplia sobre esta persona:

Entre ellos le aportamos tan solo los siguientes, y así de forma rápida. Pues le estamos hablando de una persona tan humilde, que no le gusta pavonearse, ni ponerse medallas, pero al hilo de lo que Vd., nos comenta podemos decirle lo siguiente, sobre él:

-Ha trabajado durante 25 años en Manos Unidas.
-Ha presidido durante 10 años una ONG.
-Está licenciado en Teología Sistemática.
-Participa en el Instituto Emmanuel Mounier.
-Está muy interesado por el Personalismo Comunitario.

Anónimo dijo...

Escrito por Pepe:

Mi querido amigo “Anónimo” que se ha interesado por el artículo sobre Eurovegas.
Soy JAM autor del mencionado artículo, Pepe para los amigos, y a Ud. también lo incluyo.

No soy dado a las polémicas porque creo que no conducen a nada, sino a enconar las posiciones planteadas por las partes. Claro que entrego mi alma, pero a lo más importante que existe por encima del ser humano, a la Providencia, que me desborda con su Bondad y Amor, ya que desde la perspectiva humana lo llevo haciendo muchos años como otros ya lo han anotado más arriba.

Gracias por su calificarme con sus palabras tan actualizadas desde los medios y que compruebo cómo están calando en el lenguaje actual. No dudo que sabrá el significado de la palabra demagogia, para darle el uso adecuado, pues si así fuere, que no lo dudo, se ha equivocado de medio a medio. Soy y me considero pragmático ya que las exigencias de la vida así han determinado mi pensamiento, y en consecuencia después de setenta años, la mayor parte de los días, me faltan horas para materializar tantas utopías que en cada momento se nos presentan.
En Vecinos por Alcorcón se han publicado muchos datos sobre Eurovegas, supongo que los conocerá y los habrá valorado, si bien desconocemos su posición. En este foro hemos intercambiado muchas opiniones sobre el tema, las cuales han sido diferentes y todas muy valiosas porque cada uno aporta su visión, y en cada una de ellas siempre se extrae algo positivo.

Claro que aporto una alternativa, que creo muy valiosa en estos momentos tan faltos de empresas y personas emprendedoras que creen riqueza y puestos de trabajo para nuestro país, y no para enriquecer al que está emponzoñado de dinero. ¿Se ha parado a leerlo? Reflexione.
Aristóteles sostiene que sólo los humanos pueden hablar y que tal capacidad es un elemento propio de su humanidad. Establece también que el habla sirve para distinguir lo correcto y lo incorrecto, y acaba diciendo que es la participación en este orden de cosas lo que hace a una ciudad.
En esa participación, como no puede ser de otra manera habrá, habrá diferencias, aportaciones diversas, pero sobre todo la presencia del ser humano dispuesto a dar lo mejor. Ahí me encontrará siempre.

Amigo “anónimo” siento en mi alma, que no entregaré así por las buenas, no haberle aportado nada. Mi intención es ofrecer lo poco que tengo dentro de mi humilde círculo personal, ¡cuánto me hubiera gustado haber satisfecho sus ilusiones! Pero claro, si no da ni el nombre, lo tengo que hacer de ésta manera etérea.

Gracias por su comentario, ya que me ha hecho pensar este rato para contestarle, con cariño, claro está. Y no dude, a pesar de su discrepancia, que le ofrezco mi sincera amistad para lo que guste.

Me gustaría ampliar éstos comentarios, ahora tengo el tiempo muy limitado

JAM

Anónimo dijo...

Escrito por Pepe:

Amiga Cristina MR.
Gracias por compartir las reflexiones de mi artículo. Soy consciente que aporto muy poco en relación con la magnitud tan compleja y complicada de Eurovegas.
Pero es que las altas jerarquías que debieran dar información veraz a los ciudadanos sobre este proyecto tan enredado, no lo hacen y lo que publican son informaciones sesgadas.
Hago una cita en el artículo de Carlos Díaz (Catedrático de Filosofía) sobre la participación ciudadana y ahí queda dicho. Por eso tiene razón cuando dice lo poco que cuenta el bienestar del ciudadano para los políticos de turno. Solo cuenta el impacto electoral y económico que pueda tener, éste último muy predeterminado.

Gracias desde la distancia y cuente con mi amistad.

JAM

Fernando Sánchez dijo...

Hola, Pepe: muy interesante y acertado tu artículo, a mi entender. Además, es un aguijón a todo aquel que lo lea, para que se ponga manos a la obra a defender el interés común, en lugar de estar sentado en el sillón. Has hecho un gran esfuerzo de análisis y síntesis.
No obstante, yo creo que los culpables no sólo son los especuladores financieros, sino los poderes políticos (que sí elegimos en general hasta ahora). Los poderes políticos elegidos por los ciudadanos han favorecido y están favoreciendo esa especulación global y sin freno, principalmente eliminando la legislación que protegía al ciudadano y poniendo otra que los deja indefensos frente a los ataques de los tiburones. Además, son los encargados de venderla adecuadamente, haciéndonos ver su necesidad y a veces como única salida posible. ¿Por qué hacen esto? Pues ya se sabe: por propia convicción y creencia en el método, por miedo a enfrentarse a los lobbys, por interés para asegurar su presente y futuro, por ignorancia(supongo que también habrá alguien)... Pero todos creo que tienen en común el desprecio a la humanidad.
Por otra parte, la jerarquía de la iglesia católica, que tanta influencia tiene en España, y que incluso se ha puesto al frente en la calle para defender frente al gobierno de turno las ideas que ellos consideran irrenunciables, ahora está completamente callada frente a este tema y otros. Su silencio les hace cómplices.
Fernando